miércoles, 19 de enero de 2011

La libreta de Drake

Durante las pasadas Navidades, estuve jugando al grandioso Uncharted 2 (en el cual, por cierto, conseguí los 100 tesoros).

Y en esto que jugando... me surgió la duda que os voy a plantear a continuación.

Os cuento un poquillo: en el juego eres Nathan Drake, un cazatesoros, y en algunos puntos de la aventura te encuentras puzles que tienes que solucionar con la ayuda de una libreta.

A continuación os dejo unas cuantas hojas de uno de los puzles, y os cuento la situación: Drake se encuentra en una sala con unos murales, unos objetos por el suelo y unos símbolos en la pared (vídeo, por si queréis verlo, minuto 2:54). El puzle es poner cada cosa con lo que le corresponda. Y esta es toda la información que tienes:





Bueno, sin duda, cualquier persona un poquito avispada habrá visto la relación de los colores: símbolo, forma y animal del mismo color. ¡Pero, ah-migos, no todo el mundo es avispado! Quizás a la gente menos observadora le vendría bien tener los textos en su idioma, ¿no?

Quizás este puzle no es muy complejo, pero el jugador que no sepa inglés no podrá apreciar estas otras páginas:



Cierto, no son más que tonterías que se apunta el protagonista, pero tienen su gracia y es una pena que se pierdan. Creo que, tan solo viendo estas dos últimas capturas, ya os podéis hacer una idea del tipo de personaje que es... ¿no estaría bien que los jugadores que no sepan inglés también las pudieran disfrutar?

Ahora bien, la pregunta es... ¿qué se puede hacer con esta libreta? No es un menú, no se puede editar como otros textos... ¿Qué hacemos? ¿Subtítulos que aparecieran cuando se abre la libreta? No tiene sentido, no se sabría a qué corresponde cada cosa... ¿Subtítulos que aparecieran encima del texto en inglés? No sé, sería cutre a morir... ¿Y acaso se puede hacer alguna de las dos cosas? No sé yo...
¡Y otra cosa! El idioma del juego se puede cambiar a unos cinco o seis diferentes... ¿crear una libreta en cada idioma?

Ya os digo yo lo que se hizo en su momento: nada. Realmente, no le veo ninguna solución viable. ¿Y vosotros? ¿Qué creéis que se podría hacer en una situación así?

viernes, 7 de enero de 2011

La conferencia de videojuegos

Ha pasado más de un mes desde la First International Conference on Translation and Accessibility in Video Games and Virtual Worlds. Fue los días 2 y 3 de diciembre, en la Universidad Autónoma de Barcelona. He preferido dejar reposar esta vivencia antes de escribir nada sobre ella, porque si hubiera escrito en su momento, solo hubiera dicho que todo fue maravilloso.

Lo gracioso es que, pasado un mes, sigo pensando que todo fue maravilloso.

Antes de nada, quiero compartir artículos de otros asistentes, porque no hay nada peor que tener una única opinión al respecto:

Oliver Carreira en "La Paradoja de Chomsky".
Curri Barceló en "Localización y testeo con Curri".
Kel Smith en "Anikto".
Álvaro García en "Traducistes".


Oliver hace un completísimo análisis de todas las conferencias a las que asistió, mientras que los demás narran su propia experiencia. Aunque me vaya a repetir, yo haré lo mismo. 

Lo primero que me sorprendió al llegar fue la poquísima gente que éramos. Nunca había asistido a una conferencia (voluntariamente), así que me esperaba una marabunta de traductores, pero creo que, así a ojo de buen cubero, no éramos más de... ¿ochenta? ¡Yo esperaba que no cupiésemos en la sala! 

Otra cosa que me pareció curiosa fue ver que no todos éramos traductores: varios de los ponentes explicaron otros aspectos relacionados con el desarrollo de videojuegos, pero teniendo en cuenta la accesibilidad. Realmente, de traducción en sí solo fue parte del segundo día. Sin embargo, la mayoría de las conferencias me parecieron muy interesantes, como la de José Manuel Bidegain sobre las dificultades que pueden tener los daltónicos al jugar a videojuegos, o la de Minako O'Hagan, sobre el estudio de las emociones que producen los videojuegos.

Para mí, lo mejor fue conocer a varios twitteros (y no twitteros) en persona. Ir viéndolos llegar y pensar: "Este es tal, este es cual...". Empezar a hablar con uno, con otro... Tuve suerte y toda la gente con la que hablé fue muy amable y abierta. El ambiente de la conferencia fue inmejorable. Además, la noche del primer día fuimos todos a cenar a un restaurante de Barcelona, y algunos luego nos fuimos a tomar algo. ¡Así que tiempo de socializar hubo de sobras!

El segundo día me tocó presentar a mí. Estaba un poco nerviosa (miento, estaba histérica), pero creo que al final no me salió nada mal: el público rió cuando tenía que reír y, creo yo, conseguí mantenerlos atentos a lo que les explicaba. Esa era la parte que más miedo me daba: el pensar que no les pudiera interesar lo que tenía que contarles. ¡Pero parece que les gustó! Dejo aquí el link a mi presentación, por si alguien quiere verla.

Ya al final de la conferencia, aproveché para hacer un poco de spam y repartir algunas tarjetas. No sé si al final servirá de algo, pero oye, qué importante me sentí en el momento de "Toma mi tarjeta..." :P.

No hay mucho más que decir que no se haya dicho ya en otros blogs. Me encantó la experiencia, me encantó la gente. ¡Pienso repetir, ya te digo! ¡Y espero que alguno de vosotros se anime!

Por cierto, si alguien quiere dar alguna vez una conferencia, le recomiendo que, como mínimo, se lea este post en "Algo más que traducir" sobre el libro "Presentation Zen". Había algunas presentaciones que... bueno, podrían haber estado un poco mejor montadas, desde el punto de vista estético (y funcional también...).

Desde aquí, me gustaría dejar un último mensaje a la organización del evento: si puede ser, la próxima conferencia... ¡que sea en primavera! ¡Que hacía un frío bestial esos días!