viernes, 29 de octubre de 2010

Fansubs: el debate

Hoy mismo, en Twitter, se inició un debate interesante sobre el mundo del fansub. Voy a exponer aquí lo sucedido y a aportar mi opinión. Por cierto, si a alguno de los implicados en la conversación le molesta que lo ponga aquí, por favor, que me avise.

Verónica García (@veronica_G_G) compartió un enlace al blog "El arte de traducir". Bajo la entrada, se puede ver un pequeño "sobre mí" de la autora. Entre otras cosas, ella dice: "[...] traduzco por gusto para fansubs para fomentar la distribución en español de series de animación japonesa desde su versión en inglés".
Al leer esto, Xosé Castro (@xosecastro), comentó lo siguiente:

@xosecastro: Flipo: «traduzco [...] para fansubs para fomentar la distribución en español de series [...] japonesa». Ole. // Ayer me pasan tesina sobre los lindos fansubs y hoy veo licenciada q los traduce orgullosa. ¿Están tontos los traductores o soy yo el raro?

@veronica_G_G: Parece ser que hay mucha gente, traductores o no, a los que les gusta hacerlo y parece haber una jerarquía muy marcada jaja // por qué lo dices lo de si son tontos? porque le hacen el trabajo a gente o por el hecho de traducir por amor al arte?

@xosecastro: Mejplico: ¿Imaginas q hubiera taxistas gratis × amor al coche? ¿Qué opinaría el gremio? Ah, pero como esto es «arte», mola.

@veronica_G_G: te entiendo y lo comparto, pero parece que quieren promover la tradu. de series al ES pq los amantes del manga y el anime se... // quedan sin ver muchas series o videojuegos pq simplemente no salen del país. Tiene que ver con el peculiar amor q tienen hacia // esa lengua y cultura que parece ser mucho mayor al que los demás podamos tener por otras jaja. Es una posible explicación

@currixan: Yo no lo veo tan descabellado. Empecé traducción precisamente por el japonés, aunque nunca lo llegué a estudiar

@veronica_G_G: además, mejor o peor, es una experiencia adquirida como el que traduce textos por voluntad propia en casa para practicar

@angeldominguez: en muchos casos esos contenidos nunca llegan a España y no hay otras formas de acceder a ellos.

@xosecastro: Los fansubs suelen ser d videítos con copyright. ¿Lo comparas con gente q, como yo, comparte sus fotos gratis?

@angeldominguez: ahí tienes razón, pero dudo que los fansubs priven de trabajo a un traductor. // ..y de nuevo, hay contenidos que nunca se publican en España o que no están disponibles doblados ni subtitulados.

@xosecastro: A ver: 99% de fansubs son material pirata q sí llega. Fansuberos curran gratis, pero alguien se forra a su costa, × tontos.

Llegué tarde al debate, y poco pude añadir. Ahora, voy a exponer mi opinión sobre este asunto, ya que yo también he sido (y soy) fansubber.

Primero: no somos tontos. Los fansubs, y cualquier otro tipo de fan translation, se hacen por dos motivos:
1) Porque te gusta la serie/peli/videojuego.
2) Debido a esto, quieres compartirlo con los demás.

Segundo: ¿Qué se fansubbea?
1) Lo que no está traducido a nuestro idioma, y tiene pocas o nulas posibilidades de estarlo algún día (nada del 99%, sólo hay que pasarse por cualquier fansub para verlo).
2) Lo que aún no está traducido a nuestro idioma. Por ejemplo, esto se ve mucho con las series americanas de moda.
3) Muchos fansubs tienen esta política: si la serie que subtitulan va a ser publicada en su país, detienen la distribución. ¿A nadie le suena esta frase?: "¡Detén su distribución si se licencia en tu país!".

Tercero: ¿A quién le quita el trabajo?
A nadie, porque:
1) Si la distribuidora X no quiere sacar algo en España, no va a pedir a un traductor profesional que lo traduzca para nada.
2) Si la distribuidora X lo quiere sacar, no va a coger cualquier fan translation y ale, ya está traducido, porque la calidad media de los fansubs españoles es entre mala y pésima. La distribuidora buscará a un traductor profesional para que haga el trabajo, y le pagará por ello.

Cuarto: ¿Quién se forra con esto?
Nadie, que yo sepa, porque:
1) Los fansubbers "trabajan" gratis.
2) Nadie paga por ver contenido fansubeado.

Quinto: Copyright.
1) Ahí tenemos razón, esto es piratilla a más no poder.
Pero...
1) Una serie que no llega nunca a España, no se puede comprar ni ver legalmente.
¿Qué hacemos? ¿Nos quedamos de brazos cruzados, mirando "parriba" con el pico abierto esperando a que "mamá distribuidora" nos regurgite lo que considere oportuno?
2) Si la serie tiene cierto éxito en internet, es posible que las ventas de merchandising aumenten, con lo cual serían beneficioso.
3) Si la serie tiene cierto éxito en internet, puede que alguna distribuidora se fije en ella y decida sacarla. En ese caso, sería conocida y tendría una "comunidad de fans". Si ocurriera eso, lo ideal sería que los fansubs detuvieran su distribución.

Sexto: Experiencia.
1) A traducir se aprende traduciendo.
2) Los traductores, tanto en formación como ya licenciados, tienen la posibilidad de seguir mejorando gracias a la fan translation. No hay que esperar a tener un encargo profesional y cagarla. Si hay que cagarla, que sea en una fan translation.

En estos puntos está resumida mi visión sobre este curioso mundo. Me gustaría poder ver las vuestras e iniciar un debate.

jueves, 21 de octubre de 2010

La tipografía es importante

Estaba barajando varios títulos, por ejemplo "Sobre cómo he vivido engañada diez años" o, simplemente, "Mind fuck".

Os cuento: tenía otro tema pensado para esta entrada, y estuve buscando información para ilustrar lo que quería explicar... y, al investigar, me di cuenta de que, simplemente, no leí bien una palabra.

Situación: año 2000, sale un juego maravilloso llamado Final Fantasy IX... Me lo compro, lo juego y llego a un sitio llamado "árbol lifa". Mmmm... algo no me cuadra. "Ese nombre no está bien, creo que es un error...".

Durante la intro del juego, sale entre varias imágenes un mapa del mundo, con los nombres de los lugares.


Imagen de la
intro de Final Fantasy IX.

Yo, a mis trece años, me monté la siguiente película: Vaya... eso, desde luego, una "L" no es... ¿Qué es? ¿Una "T" un poco rara? Ahhh, claro "Tifa", tiene lógica, fijo que es una referencia al personaje de Final Fantasy VII, es un guiño. Pero, entonces, ¿por qué le habrán cambiando el nombre al sitio y lo habrán llamado "lifa"? Bueno, a ver, "Tifa" es un nombre desafortunado, porque en catalán significa "caca", así que igual el traductor es catalán, lo habrá comentado y le habrán dejado cambiar el nombre...

Vale, ahí quedó la cosa hasta hace unos meses, cuando tuve la oportunidad de conocer a uno de los traductores de este juego y preguntarle personalmente. "¿Oye, por qué no dejasteis "árbol Tifa"? ¿Fue porque en catalán suena mal? ¿Os pareció bien quitar esa referencia?". Su respuesta fue: "No lo recuerdo". Lógico, habían pasado diez años desde esa traducción, era poco probable que se acordara de algo así... Pero añadió: "No me suena a mí que cambiáramos ningún nombre...".

Pues nada, me quedo yo con la duda... pero igualmente convencidísima de que tenía razón (¿qué otra explicación podría haber?). Bueno, pues ayer me dio por investigar este hecho para crear la próxima entrada del blog, y para confirmar mis sospechas sobre el por qué del cambio. Me dediqué a buscar imágenes que probaran mi teoría. Imaginad mi sorpresa cuando veo que en inglés también se lee "lifa tree". Aluciné. Mi teoría era errónea: el cambio no fue solo en castellano porque en catalán quedara feo, en inglés también se llama así...

"Árbol lifa", castellano.
"lifa tree", inglés.

¿Entonces?... ¿Por qué no dejaron "Tifa" y punto? La respuesta la encontré en la versión en japonés... ¡Porque el lugar no se llama "árbol Lifa", sino "árbol Iifa"! ¡La primera letra es una puñetera "i"!

"Iifa no ki", japonés.

Señores, he tardado diez años en diferenciar una "I" mayúscula de una "l" minúscula (con la tipografía que tengo para el blog, tampoco se ve tan claro, ¿eh?). El caso tiene más delito porque lo podría haber deducido perfectamente gracias a esta imagen, que aparece cuando entras por primera vez en el "árbol iifa":

Título del "árbol Iifa".

Aquí se ve claramente que es una "I"... pero como estaba tan convencida que era una "L", y encima eso sale sólo unos segundos, pues ni se me pasó por la cabeza... Seguramente, pensé que era un error o, simplemente, una "L" feísima.

Me consuela que, al menos, no soy la única que se confundió, ya que en el mismo "Final Fantasy Wiki", en la entrada correspondiente a este lugar, lo dice: "The Iifa Tree (イーファの樹 Īfa no ki lit. Tree of Eva), read as iifa Tree and sometimes mistaken as the Lifa tree [...]".

¡Pero un momento! Vale, no le han cambiado el nombre... pero el significado sí que se ha perdido. En japonés "iifa" sería el correspondiente de "Eva", como bien dice este wiki... Entonces, ¿por qué los traductores lo dejarían como "árbol iifa" y no lo cambiaron a "árbol de Eva", por ejemplo?  "Arbol de Eva" tiene bastante sentido dentro del mundo del juego... ¿No se darían cuenta? No sé, es poco probable... Lo más seguro es que nunca tendré la respuesta a esta pregunta. 
Aclaración de Rinoninha en los comentarios: "iifa" no sería el equivalente de "Eva" en japonés, sino que sería イヴ ("ivu", pronunciado más o menos "if") o エバ ("eva", simplemente). ¡Gracias por la corrección! Al final, toda la historia se resume en que este sitio tiene un nombre muy feo.

La moraleja de esta historia es que la tipografía es vital. Punto, no hay más. Una tipografía inadecuada te puede llevar al error más tonto de tu vida. Por suerte, en mi caso no fue nada importante, solo diez años con la duda. Pero para cierta empresa, la elección de una tipografía no demasiado acertada los dejó "mega jodidos".

Imagen de verydemotivational.com.

jueves, 14 de octubre de 2010

¿Qué carrera elijo?

Quiero escribir esta entrada para todos aquellos que estén estudiando ahora ESO o Bachillerato y que aún no hayan elegido qué quieren estudiar en el futuro. He dividido la entrada en dos partes, una para los que no quieren estudiar, y otra para los que sí quieren, pero aún no saben qué. Espero que estos consejos o reflexiones os ayuden.

NO ME GUSTA ESTUDIAR, QUIERO TRABAJAR
De entrada, te diría que es una mala idea. Me atrevería a decir que a NADIE le gusta estudiar, y que la diferencia está en la fuerza de voluntad de cada uno. Antes de dejar los estudios, piensa en lo que puede acarrear esta decisión en el futuro: no tendrás especialización, no destacarás en ningún campo.
Puede que tengas suerte y encuentres trabajo como camarero, en una obra (bueno, hoy en día eso es complicado...), en una tienda... Pero, ¿es eso lo que quieres hacer el resto de tu vida? Los trabajos no especializados suelen ser los más sacrificados y los peor pagados... porque hay mucha gente que los puede hacer. Y, al haber tanta gente, también suelen ser los más inestables y donde la temporalidad es más alta.
Seguramente piensas que, bueno, tienes 16 ó 18 años, que con lo que te paguen ya te da para tus gastos, y que si te quedas sin empleo, podrás trabajar de cualquier otra cosa. ¿Y cuando tengas 30, 40 ó 50? ¿Y cuando quieras comprarte tu pisito, crear tu familia? ¿Tu sueldo dará para tanto? ¿Y si tu trabajo te exige jornadas de 12 horas, o nocturnidad, o de lunes a domingo? ¿Podrás disfrutar de tu familia y de tu piso?
Estoy segura de que habrá gente que ha dejado los estudios y ha triunfado en la vida, personas que ganan buen sueldo y trabajan "poco"... Pero también estoy segura de que no son la mayoría.

QUIERO SEGUIR ESTUDIANDO, PERO NO SÉ QUÉ
Para mucha gente, decidir qué quiere estudiar es complicado. Creo que hay ciertos métodos que te pueden ayudar a elegir el buen camino.

Visualízate en el futuro
Imagínate dentro de 10 ó 20 años. ¿Cómo quieres verte? ¿En una oficina, delante de un ordenador y charlando con tus colegas en la máquina de café? ¿Te ves tranquilito en casa, en pijama con tu ordenador? ¿Te ves en un negocio propio, atendiendo clientes? ¿Te ves rodeado de gente, explicándoles algo?
Dentro de las muchas posibilidades que hay en el mundo laboral, imagínate la que más se adapta a tu manera de ser y a tus habilidades. Una vez tengas claro qué ámbito de trabajo te gusta más, investiga qué empleos pueden entrar en esa categoría.

Ten en cuenta tus aficiones
Al elegir tu carrera (o FP), debes tener muy en cuenta lo que te gusta. Obviamente, tampoco  puedes dejar de lado las salidas profesionales que tenga, pero yo personalmente lo veo como algo secundario. Una vez acabes los estudios, puede que no encuentres de lo tuyo, pero siempre tendrás la oportunidad de mejorar y alcanzar ese objetivo. Así que, ¿qué te gusta? ¿Te gustan la naturaleza y los animales? Ahí tienes Biología y Veterinaria. ¿Te interesan los idiomas y las demás culturas? Ahí tienes Traducción o Filología. ¿Te gustan los videojuegos? Ya existe la carrera de Informática e Ingeniería del Videojuego. Y así podríamos seguir hasta el infinito. No puedo estar segura, pero diría que casi todas las aficiones pueden tener alguna que otra salida profesional, más o menos clara, más o menos relacionada, y su formación correspondiente.

Ten en cuenta tus habilidades y tus puntos flacos
Esto es importantísimo. Si las matemáticas se te dan mal, no te metas a estudiar algo relacionado con números. Si los idiomas se te dan mal, no te metas en algo donde te exijan un nivel muy alto de idiomas. Cuando vayas a elegir tu carrera (o FP), mírate bien las asignaturas, porque puedes llevarte una sorpresa. Yo, por ejemplo, en su día me planteé estudiar Psicología como segunda opción si no entraba en Traducción, pero me enteré que la estadística tiene un peso bastante importante en esa carrera. ¿Cómo me iba a meter yo en una carrera con estadística, si ya cuando me enseñaron a dividir con dos números me perdía? Quizás, con mucho esfuerzo, puedes llegar a sacarte las asignaturas que se te dan peor, pero eso es un sufrimiento extra que, si uno puede, debería evitar.

Decide por ti mismo
No dejes que nadie decida por ti. Tus estudios seguramente marcarán lo que serás en el futuro, y tu futuro lo vivirás tú, no otra persona. Déjate llevar por tus ilusiones y por tu crecimiento personal. No es malo que padres o amigos te aconsejen, pero no dejes que te coaccionen ni que dirijan tu vida.
Por ejemplo, cuando le dije a mi padre que quería estudiar Traducción, me dijo estas palabras, que no olvidaré jamás: "Buah, te vas a morir de hambre. Deberías estudiar algo de construcción, como tu hermano". Me desanimó, pero no me rendí, porque lo tenía clarísimo mi camino. Consiguió llevar a mi hermano por el camino de la construcción porque él no sabía qué quería hacer. Mirad la situación actual: ¿dónde hay más paro? En la construcción. Mi padre me lo dijo con toda la buena intención del mundo, porque pensaba que eso me daría trabajo en el futuro.
Otra cosa con la que hay que tener cuidado es con los amigos: no vayas a estudiar algo sólo porque tus amigos también vayan allí. Parece una obviedad, pero conozco a gente muy cercana a la que le ha pasado esto, y no con buen resultado, precisamente.

No sé si me he dejado algo importante por comentar. Solo quisiera resaltar un último punto: es una decisión muy importante. Medítala bien, date tiempo, infórmate... una vez hecho eso, decide. A pesar de todo, te recomendaría que te decidas lo antes posible y que estuvieras atento a las notas de corte y cosas así. Creo que si sabes la nota de corte, te esfuerzas más en bachillerato para sacar mejores notas y no ir tan ahogado en la selectividad.

Espero que todo este tochaco que he escrito te ayude un poquito a ver cuál es tu camino. Y animo a los mayores, a todos aquellos a los que estos problemas ya les quedan lejos, a aportar su punto de vista y consejos en los comentarios.

sábado, 9 de octubre de 2010

Sobre el uso de Twitter: una reflexión

Hace más bien poco que uso Twitter. Todavía no lo domino demasiado: me pierdo con las hashtags, las listas, los trending topics... Y a pesar de eso, creo que le estoy sacando un rendimiento bestial. Estoy conociendo un montón de gente interesante y, de paso, dándome a conocer. Pero hay muchas otras cosas molonas que se pueden hacer en Twitter.

Sin embargo, cada vez que "tuiteo", tengo la sensación de que no lo hago bien.

Imagen de verydemotivational.com

A ver, el funcionamiento de Twitter no podría ser más simple: mensajistos de 140 caracteres. Punto, ya está, no hay que marearse más. El caso es que cada persona le da un uso distinto a Twitter: mucha gente se dedica a poner noticias sobre su profesión, a avisar de la actualización de blogs, recomendar artículos interesantes... Todo muy profesional, vamos. Otras personas se dedican a hablar de sus aficiones, recomendar juegos, vídeos, poner cosas graciosas...

¿Y qué hago yo mal? Pues que no estoy ni en un lado, ni en el otro. Suelo hacer retweet de las noticias que me interesan... pero muchas veces no están relacionadas con la traducción. A veces no "tuiteo" en general, sino que me dirijo a una persona en concreto, por lo que el resto de mis seguidores no entienden de qué va el asunto y, muchas veces, ni les interesa. Y así, muchas cositas.

De un tiempo a esta parte, mi número de seguidores ha aumentado un poco: ahora tengo alrededor de setenta (poquitos, lo sé). El caso es que, varios de ellos son profesionales de la traducción, gente que me ha "devuelto el follow": yo empecé a seguirlos a ellos, y ellos a su vez me siguen a mí.

Me sabe mal "tuitear" según qué cosas cuando pienso en estas personas... La mayoría, por no decir todos, pertenecen al grupo más "profesional" de Twitter, y son una gran ayuda para estar al día. ¿Pero qué les puedo dar yo a cambio?

A veces, "tuiteo" lo que estoy haciendo en determinado momento, o pongo un link hacia algo que me gusta (una canción, un artículo, etc.)... pocas veces tiene algo que ver con la traducción, la verdad. Pienso que estas personas que me siguen se aburrirán, que debería aportar algo más que también les interesara a ellos.

Pero, un momento: ¿sería correcto cambiar mi forma de interactuar en esta red según el tipo de gente que me sigue? ¿Debo estar pensando que todo lo que ponga debe ser de vital importancia para mis seguidores?
No sé, no sé... Quizás estoy traicionando el objetivo de Twitter al hacer un uso más lúdico de esta red.
Por otro lado, puedo pensar que la gente que me sigue es porque le parece interesante lo que comparto, ¿no? Si ese fuera el caso, sería un error cambiar mi forma de actuar ahora... A todo el mundo le gustará echarse unas risas viendo alguna viñeta, o pasar dos minutos escuchando una canción que probablemente no ha oído en su vida.

Entonces, lo que me cuestiono es lo siguiente: ¿debería dejar de estar en esta tierra de nadie, medio profesional, medio de coña? ¿Debería ser una usuaria más definida, aportando siempre lo máximo a mis seguidores, centrándome únicamente en el ámbito profesional? ¿O no es malo el "tuiteo" para compartir cualquier cosa que a uno le parezca interesante, por muy tonta que sea?

Ahora viene la pregunta del millón: esto que me planteo, ¿estará relacionado con una inseguridad personal? ¿Es normal que me preocupe la imagen que doy a los demás a través de Twitter?... ¿O debería limitarme a seguir siendo yo misma, tanto en la "vida real" como en la red?

Me gustaría ver vuestras opiniones al respecto. Quisiera ver qué uso dais vosotros a Twitter.

lunes, 4 de octubre de 2010

Esto en otros sitios no pasa

Mis mayores me tenéis alucinada perdida. Mis mayores sois vosotros, los traductores profesionales, los que ya estáis trabajando, los que tenéis experiencia.

La historia se ha repetido: otro traductor, un completo desconocido, se ha puesto en contacto conmigo para avisarme de unas vacantes. Es la segunda vez que esto pasa. Y, obviamente, yo he echado el currículum, a ver si suena la flauta. (Actualización: ¡Me enviaron una prueba de traducción! Ya la he enviado, a ver qué tal :D)

Esto en otros sitios no pasa.

Os contaré una anécdota: hace unos días quedé con una amiga, que este año empezará a cursar un máster de biología. Le conté eso mismo que os he puesto más arriba. Me dijo: "Qué suerte, esto en biología no pasa". Me explicó que los trabajos para biólogos son tan limitados, que cuando alguien se entera de algo, no avisa a sus compañeros de profesión. Es comprensible, pero a la vez muy triste. Y no solo ocurre con las ofertas de trabajo para los biólogos, sino con las conferencias y los cursos de especialización. Parece ser que, en biología, no se corre la voz. Incluso me contó que ella fue a una conferencia de un biólogo buenísimo, que era el amo en tema de delfines. El señor había venido a Cataluña desde Andalucía expresamente para esa conferencia. Allí había 15 personas. Una vez más, no se corrió la voz.

No pretendo generalizar, ni quiero decir "qué malísimos son los biólogos". Esto a mí me lo han contado, no puedo decir que sea 100% cierto. Pero, aunque sólo una pequeña parte de lo que mi amiga cuenta sea verdad, me da mucha pena. Que compañeros de profesión se tengan que pisar unos a otros para conseguir trabajar de lo que han estudiado.

Al saber esto, me he dado cuenta de lo afortunada que soy al pertenecer al mundo de la traducción. Tengo decenas de traductores en Twitter que siempre avisan de conferencias, cursillos, noticias... Cada vez que alguien actualiza su blog, los demás "retuitean" para dar más visibilidad a ese compañero y, a la vez, para ayudar a sus otros contactos a estar al día. Al final, me siento como parte de una gran familia de profesionales, siempre dispuestos a ayudarse unos a otros. Y eso "me llena de orgullo y satisfacción".

Por eso alucino tanto con todos vosotros. Alucino que, en pocos días, dos compañeros anónimos me hayan enviado ofertas de trabajo. Que luego salgan bien o salgan mal es lo de menos, lo importante es que los compañeros están ahí. Saben que busco trabajo y, sin esperar nada a cambio, me dicen "ei, aquí hay una vacante, igual te interesa".

Pero es que la cosa no queda ahí: en alguna ocasión, me he puesto en contacto con un traductor al que admiro y respeto un montón, pero al cual no conozco en persona. Le preguntaba cosas, mis dudas... Y, durante bastantes semanas, me estuvo ayudando con un proyecto que al final salió rana. Me ayudó porque sí.

Y esto en otros sitios no pasa.

Señores, GRACIAS. Gracias por intentar animar siempre a los pequeños, por ayudarnos, por estar al día, por tener fe en nosotros. Cuando yo sea  mayor, pienso ayudar a todos los pipiolos que vengan detrás de mí. Por ellos, por mí, y por vosotros.