sábado, 19 de junio de 2010

Por una vida (universitaria) mejor

CAPÍTULO 1
Tenía 18 años recién cumplidos cuando conseguí mi objetivo: entré en la Facultad de Traducción e Interpretación de la UAB. No conocía a nadie y me sentía muy pez, pero a la semana hice amistad con una persona con la que compartía aficiones y, al poco, se formó un grupito. Al menos ya no estaba sola.

Pero en mi clase de lengua C, portugués, no había ninguna de mis nuevas amigas. Sin embargo, allí había una chica que ya estaba en cuarto de carrera, Nicole. Ella estaba haciendo portugués de primero para sacarse las últimas asignaturas optativas o de libre elección, no recuerdo. El caso es que ella apenas podía asistir a clase porque se le solapaba con otras asignaturas, tenía muchos trabajos, etc. Yo me dedicaba a enviarle mails explicándole lo que habíamos hecho en clase, diciéndole qué había de deberes, si la profesora había puesto algún examen, etc.

Así, entre novedades y mucho trabajo, pasó el primer semestre. Y suspendí catalán A1. Todo un drama: era la primera vez que suspendía una asignatura. Me había esforzado al máximo, pero no había conseguido aprobar.

Al empezar el segundo semestre, mi vida seguía igual, pero estaba muy preocupada: quería recuperar catalán A1 en junio, y quería aprobar a la primera catalán A2 de ese semestre. Había buscado apuntes y ejercicios por todas partes, pero no encontré nada que no tuviera ya. Le hablé a Nicole de mi problema con esas asignaturas y ella me dejó un tocho inmenso de apuntes y ejercicios para que practicara.

¿Qué hice yo? Me pasé a limpio todos sus apuntes, complementando los que yo ya tenía. Con sus ejercicios, en lugar de hacerme fotocopias y aprendérmelos de memoria, hice lo siguiente: en un Word, copié todos los ejercicios sin las respuestas, agrupándolos por tema; una vez hecho, en otro Word hice un copiar-pegar y añadí las respuestas correctas marcadas en negrita. Básicamente, lo que me quedó fue un tochaco de ejercicios para hacer, y otro tochaco con las respuestas a esos ejercicios.

Una vez todo listo, practiqué como una loca. Entendí, aprendí y recuperé catalán A1 y aprobé a la primera catalán A2.

Yo estaba completamente eufórica, pero a la vez sentía pena por no poder devolverle ese favor a Nicole. Sí, yo la había ayudado a ella con portugués, pero seguía sin parecerme suficiente. Siempre he pensado que, aunque yo no hubiera estado allí, Nicole hubiera aprobado igual, ya que cualquier otra persona le podría haber enviado correos para mantenerla al día. Sin embargo, si Nicole no hubiera tenido la bondad de dejarme ese montón de apuntes magníficos, probablemente yo aún estaría repitiendo catalán.


CAPÍTULO 2
Pasó el tiempo y llegué a tercero de carrera. Se cumplió otro de mis objetivos: tenía plaza para estudiar japonés como segunda lengua C. Yo ya llevaba dos años estudiando japonés en una academia y, a pesar de que el nivel aumentaba a una velocidad increíble, durante el primer año no aprendí nada nuevo, sino que reforcé lo que ya sabía.

En clase de japonés conocí a otra personita, Flor. Ella acababa de entrar en la carrera y, al principio, estaba igual de perdida que yo cuando empecé. A Flor le costaba muchísimo japonés: se esforzaba al máximo, pero el nivel iba aumentando a tal velocidad que no le daba tiempo a asimilar los conceptos.

Durante los dos años que fui con ella a japonés, encontré la manera de devolverle el favor a Nicole: ayudando a Flor. Compartíamos apuntes, hacíamos las exposiciones orales juntas, le explicaba lo que no entendía (sobre todo al principio, porque durante el segundo año ya me pilló el carro de japonés a mí también)... Ayudé a Flor en todo lo que pude para que pudiera sacarse japonés. Debo ser sincera y decir que, con japonés C2, no lo conseguí, pero siempre intenté estar allí, animándola y ayudándola en todo lo que estuviera en mi mano.


EPÍLOGO
Un día, estando yo ya en cuarto curso, casi acabando la carrera, Flor me dijo que le gustaría ayudarme en algo, pero que era imposible porque yo iba mucho más adelantada. Le dije que, si de verdad quería devolverme el favor, hiciera lo siguiente: si alguna vez conocía a alguien que estuviera unos cursos por debajo de ella, que lo ayudara. Sin más. Dejando apuntes, dando consejos... como fuera, pero que lo ayudara.


MORALEJA
Sé que quizás mucha gente no entenderá lo que quiero decir con esta entrada. Básicamente, lo que quiero decir es: ¿se necesita una razón para ayudar a alguien?

Yo ayudé a Nicole. ¿Por qué? Porque estaba en mi mano. Ella, a cambio, me ayudó a mí. Yo ayudé a Flor. Quizás ella, en un futuro, ayude a otro universitario perdido. Y quizás este universitario perdido ayude a otra persona, y así.

Lo sé, parece una historia sacada de la película "Cadena de favores", pero, sinceramente, yo creo en ello. Creo firmemente que si recibes ayuda de alguien, tu deber es ayudar, si no a la persona que te ha tenido la mano, a otra. Ayuda siempre que sea posible. No esperes nada a cambio. Pero ten en cuenta siempre que si ayudas, te ayudarán.

No soy la primera en decir algo así, lo sé, pero quería contar mi historia universitaria para que veáis que es cierto, que la "cadena de favores" funciona. Siempre habrá algún eslabón que se rompa, pero no por ello hay que ser un rancio y pensar solo en uno mismo.

Y ya por último, ¿a qué demonios viene esto? Pues que, estos últimos meses, he andado algo insegura y, de la nada, han salido un montón de manos para ayudarme a caminar. Manos a las que he llamado, y que han venido. Manos a las que nunca podré devolverles el favor, puesto a que están "varios cursos" por encima de mí. Para todas esas manos, ayudarme no les habrá supuesto ningún esfuerzo, pero para mí han sido la diferencia de arrastrarme a andar de pie.

miércoles, 2 de junio de 2010

FAQ

El otro día, me puse a ojear el Google Analytics (me divierten las estadísticas), y me paré a mirar qué palabras clave busca la gente que se topa con mi blog. Vi cosas delirantes, pero la mayoría eran preguntas bastante corrientes que, si no llego a verlas allí, nunca se me hubiera ocurrido intentar responderlas.

Bueno, os dejo una amplia selección de FAQs clasificados por temática, a los que intentaré responder lo mejor que sepa. Si alguien ve un error, algo mal explicado o quiere ampliar información, que comente, que yo también quiero aprender.


EXCEL

¿Cómo se pone el traductor en Excel?
Ah, ¿pero existe?... Igual querías decir "corrector", ¿no?
Si lo que quieres es usar el corrector, pulsa F7 o te vas a "Herramientas -> Ortografía".

Buscar palabras iguales en Excel.
Igual que en el Word: "control + B" o "Edición -> Buscar".


TRADUCCIÓN

¿Cómo hacer una tesis sobre traducción?
Habría que preguntar a alguien que la esté haciendo. Sólo conozco una entrada sobre tesis de traducción: "Sin tesis no hay paraíso".
Por otro lado, creo que lo mejor es preguntar a los profesores de la facultad directamente, que seguro que te pueden asesorar.

Quiero traducir una frase sin descargar nada ni suscribirme.
El traductor del diario El Mundo tiene castellano, inglés, francés y alemán.

Recursos para traducción del japonés.
Para traducción exactamente no conozco, pero igual puede ayudar mi entrada anterior sobre recursos para estudiar japonés.

Máster de traducción online.
Pablo Muñoz Sánchez escribió en su blog su opinión sobre el Máster de Traducción (ojo) Audiovisual Online. Yo hice lo mismo aquí sobre ese máster, pero presencial.
Pero, claro, primero hay que decidir a qué rama de la traducción se quiere uno dedicar: audiovisual, especializada, interpretación, corrección, etc. Másters de traducción deben de haber en todas las universidades donde se enseñe la carrera (en la Universidad de Granada, en la Universitat Autònoma de Barcelona, en la Universitat de Vic, etc.). Lo único que hay que hacer es decidirse por uno y, si se quiere online, mirar en las webs de las universidades a ver si lo ofrecen.


VIDEOJUEGOS

¿Qué es la localización?
Esto creo que será un poco largo de explicar.
Un software, ya sea un videojuego o un programa informático, no se puede simplemente traducir, como se haría con una novela o una serie. El desarrollo de un software tiene, entre otras fases, la de internacionalización y la de localización. A continuación, os las defino:
Internacionalización: es el proceso de desarrollar un software para que pueda adaptarse a varios idiomas y regiones sin tener que hacer cambios técnicos. Se suele abreviar como "i18n", donde el 18 representa las letras que hay entre la primera "i" y la última "n" de la palabra internationalization en inglés.
Localización: es el proceso de adaptar el programa internacionalizado a una región o lengua específica. Se suele abreviar como "l10n", donde el 10 representa las letras que hay entre la primera "l" y la última "n" de la palabra localization en inglés.
Se puede decir que estos procesos se realizan para que un mismo producto pueda utilizarse sin problemas en cualquier tipo de mercado, lo cual requiere un buen estudio de la cultura meta.
Un ejemplo de localización lo podéis ver en las diferencias que hay en las versiones internacionales y la alemana del "Medal of Honor: Allied Assault" (este enlace lo vi en "Algo Más Que Traducir", en una entrada muy interesante sobre el lenguaje soez).

Dificultades en la traducción de videojuegos.
Buff... ¿miles? A ver, no tengo experiencia "real", puesto que no he traducido videojuegos profesionalmente, pero fan translations sí que he hecho.
Diría que traducir las palabras inventadas es una de las cosas más difíciles: tienes que crear algo que quede natural en el idioma de llegada, que suene bonito y creíble. Aunque yo creo que normalmente se adaptan del japonés (en caso de que sea el idioma de partida). Por ejemplo, en Final Fantasy XIII están los "ルシ" (pronunciado "rushi"). En inglés, se llaman "L'Cie", y en castellano "lu'Cie". Digamos que se ha mezclado aquí el original japonés con la adaptación inglesa.
Hay muchas otras cosas con las que hay que tener cuidado a la hora de traducir videojuegos: coherencia (que una cosa no se llame de dos formas distintas), elegancia (el componente narrativo de muchos juegos es importante), rapidez (el límite de tiempo para traducir suele ser escaso), etc. Luego está el proceso de testeo, que es probar el juego con la traducción para buscar errores o bugs.
Aunque, en mi opinión, la mayor dificultad es la falta de herramientas pensadas exclusivamente para los localizadores profesionales, ya que ellos trabajan con Excel. Ya me explayé a gusto sobre este tema en una entrada anterior.
Bueno, por último, os dejo unas imágenes como ejemplo de error de coherencia.

¡Yuju! ¡Una varita mágica! ¡Esto siempre viene bien!

Ah, pues no, que es una vara...

Programa traductor de videojuegos.
Por suerte, no existe.

¿Cómo traducir videojuegos en japonés?
¿En plan fan translation? Pues lo más importante es tener conocimientos de ROM hacking o de ISO hacking, según el juego que quieras traducir. Si no sabes extraer los textos del juego, no vas a poder traducirlos. Lo segundo más importante, obviamente, es saber japonés (ya no digo siquiera "saber traducir del japonés").
Si no sabes ni una cosa ni la otra, deberías olvidarte del proyecto, aunque si de verdad tienes ganas, podrías buscar gente con esas habilidades que estén interesadas en colaborar en la traducción. O, directamente, buscar proyectos que ya estén en marcha y ofrecerte como colaborador. Con suerte, alguien ya se habrá puesto a traducir el juego que tenías en mente.

Desarrollo de herramientas para facilitar la localización de videojuegos.
La verdad es que no conozco ninguna, a parte del programa que usamos en Tales Translations, aunque claro, no se utiliza profesionalmente. No estaría mal que alguien se animara a crear algo novedoso que pudiera interesar a las empresas.

Trabajar como traductor de videojuegos.
Lo primero, deberías tener la carrera de traducción. Si haces el Máster de Traducción Audiovisual o un curso específico sobre localización, tienes muchos más números para acabar traduciendo videojuegos. Además, si sabes japonés, eres el amo.
Dicen que una buena manera de empezar en esto es trabajando de tester.

Empresa de traducción de videojuegos.
Yo conozco Gameloc, Pink Noise y Word Lab Translations (las tres en Madrid). Si te sientes valiente, puedes probar suerte en EA (Madrid), Nintendo (Alemania y Japón) y Square-Enix (Inglaterra y Japón).

martes, 1 de junio de 2010

Subtítulos en videojuegos

Jugando al (maravilloso) "Resonance of Fate" (PS3 y Xbox 360), se me ocurrió la idea para esta entrada.

Os hago un poco de introducción a mi reflexión. Como la mayoría sabréis, los juegos cuentan con escenas que se subtitulan como si de una película se tratara. Siendo así, ¿por qué no se siguen las reglas de subtitulación?

Cuando subtitulas una película o una serie, tienes un límite de caracteres, que suele rondar entre los 36 y 39 por línea. No puedes poner más de dos líneas de subtítulos. La duración mínima debe de ser de un segundo, y la máxima de seis. Estas normas no son aleatorias, ya que se han realizado estudios para saber cuánto texto es capaz de leer una persona en determinado tiempo.
Si sigues estas reglas, los subtítulos quedan legibles y elegantes. El espectador puede seguir la acción perfectamente y, además, al ser únicamente dos líneas, no tapa demasiado la pantalla.

Sabiendo todo esto... ¿qué pasa con los videojuegos? ¿Por qué no lo hacen así también? En el Final Fantasy X, recuerdo que había tres líneas de subtítulos larguísimas, lo que significaba que se estaban en la pantalla una eternidad, afeaban la escena y, básicamente, no podías ver lo que ocurría ya que estabas leyendo todo el tiempo.

He comentado que la idea de esta entrada se me ha ocurrido jugando al "Resonance of Fate". Este juego, bajo mi punto de vista, tiene los subtítulos más feos y peor hechos que he visto. Os quería dejar un vídeo de cierta escena ilegible en castellano, pero me ha sido imposible encontrarlo, así que os dejo la misma escena subtitulada en inglés, pero con audio en japonés.



No sé si os habrá costado seguir los subtítulos o no, pero sólo quiero recordaros que un texto traducido del inglés al español suele crecer alrededor de un 30%. Si os habéis visto un poco justos para seguirlo, imaginad en castellano. En la escena del baile, las frases eran tan largas y pasaban a tanta velocidad que era prácticamente imposible leerlas enteras.

Esto hace que me pregunte: el timing de los subtítulos, ¿es idéntico en todos los idiomas? Si esto es así, creo que es un error fatal. Pensemos que las diferencias entre idiomas son brutales.
Por ejemplo, los japoneses tiene mucha velocidad de lectura, puesto que leen kanjis; además, el audio también lo tendrían en su propio idioma, por lo tanto los subtítulos no serían más que una ayuda.
En inglés, tres cuartos de lo mismo: es un idioma muy comprimido, capaz de expresar muchísimo en pocas palabras. Encima, la gran mayoría de los juegos hoy en día están doblados, por lo tanto la situación es la misma (subtítulos de apoyo).
Ahora, ¿qué pasa con el castellano? Aquí no se doblan todos los juegos, ni de lejos, y necesitamos más texto para expresar lo mismo que en inglés. Siendo esto así, ¿por qué debemos ajustarnos al timing de otros idiomas? ¿No sería muchísimo más cómodo para el jugador tener unos subtítulos pensados expresamente para él? El traductor/localizador tendría mucha más libertad de movimiento: podría decidir si separar ciertas frases, unirlas, reformularlas, etc. Sí, le supondría más trabajo, pero al fin y al cabo, el resultado sería mejor, ¿no?

No sé, a mí me parece que se aplica la ley del mínimo esfuerzo/gasto. Un timing para todos y vas que te matas. Y da gracias que lo localicemos a tu idioma, pringao.

Por cierto, no entraré a comentar que los subtítulos en el vídeo que os he dejado están casi en el centro de la pantalla, y que algunas frases superan de mucho el límite de caracteres máximos por línea...

¿No se supone que la localización es para que un juego lo pueda disfrutar la mayor cantidad de gente? ¿Qué sentido tiene hacerlo sin esforzarse, sin pensar realmente en las necesidades del usuario? Esto me hace pensar en otro ejemplo, en el nuevo "Read Dead Redemption".

Ese juego está ambientando en el Oeste y, entre muchas otras cosas, puedes sentarte en campamentos con otros personajes y escuchar de lo que hablan, enterarte de rumores y cosas así. Me encanta, es súper original. Pero nada de eso está subtitulado. Un jugador que no sepa el inglés, va a estar sentado oyendo a hablar a los muñecos sin tener ni pajolera idea de lo que dicen. Otra prueba más de que localizar es poner en castellano lo que se subtitula en inglés y listo. Si hay conversaciones no subtituladas, te aguantas. Si el timing no es apropiado, te aguantas. Si las frases son tan largas que no te da tiempo a leerlas, te aguantas.

Repito: y da gracias que lo localicemos a tu idioma, pringao.